22 de abril de 1992 El día que Guadalajara cambió

13015342_1583176551993859_3986919349896048545_n
Explosiones del 22 de abril de 1992. Fotografía: Facebook. Tapatío.

Guadalajara, Jalisco. 22 de abril del 2017. Llegamos a 25 años en los cuales una serie de explosiones destruyeron varios sitios de las calles de Gante, 20 de noviembre, entre otros en la zona de Analco en la ciudad de Guadalajara, desastre que cambio de manera radical a la población de la ciudad, despertándola de un letargo y dejándole ver la importancia de la prevención, la planeación y la participación ciudadana.

Antesala

Fue un lunes 20 de abril de 1992 cuando vecinos de Analco, Colonia Atlas, entre otros se quejaron ante las autoridades de un fuerte olor a gasolina, a estos lugares acudieron bomberos de Guadalajara y personal del SIAPA (Sistema Intermunicipal de Agua Potable y Alcantarillado de la Zona Metropolitana de Guadalajara), los cuales exploraron la alcantarilla y en general hicieron estudios en la zona, llegando a la conclusión de que no era comprobable la presencia de hidrocarburos, cosa que los vecinos hasta la fecha niegan. El día 21 de abril, es decir, martes al siguiente día, Protección Civil, bomberos, SIAPA y otros volvieron a acudir al aumentar el hedor a gasolina en la zona, a final de cuentas se llegó a la conclusión de que no había peligro, que todo estaba bien.

13010908_1583176188660562_8443588300205578900_n
Explosiones del 22 de abril de 1992. Muestra de la fuerza de la explosión. Fotografía: Facebook. Tapatío

Explosiones

La primera y segunda explosión se registra en dos puntos a las 10:05 am, Gante y 20 de noviembre y Aldama y Calzada Independencia, la tercera explosión se registró a las 10:08 am en Gante y Nicolás Bravo, la cuarta a las 10:12 am en avenida González Gallo, la quinta a las 10:23 en Gante y Calzada del Ejercito, la sexta a las 10:31 en 5 de febrero y Río Bravo, la séptima a las 10:43 en Gante y Silverio García, la octava a las 11:02 en la avenida Río Nilo y Río Bravo, la novena y décima a las 11:06 en dos puntos, Río Pecos y Río Álamo y Avenida González Gallo y Río Suchiate  respectivamente. (Mapa de las explosiones y evacuaciones en Google maps).

13043553_1583178618660319_7118215989810920682_n
Explosiones del 22 de abril de 1992, ciudadanía en labores de rescate. Fotografía: Facebook. Tapatío.

Posterior a las explosiones

Rescatistas y en general población civil comienzan las labores de rescate, la destrucción es inminente y todo parece destruido alrededor cual si fuera una zona de guerra. Posteriormente policía, ejercito, bomberos, protección civil y en general miembros del gobierno comienzan a llegar a la zona del desastre para las labores de rescate. A las 17:00 pm llega el entonces presidente de México Carlos Salinas de Gortari, con él, el entonces secretario de Desarrollo Social Luis Donaldo Colosio y otros; Guillermo Cosio Vidaurri, gobernador de Jalisco y Enrique Dau, alcalde de Guadalajara en ese momento, se unen a esas labores.

Personal de algunas fábricas en la avenida González Gallo y vecinos del vecino barrio de Mexicaltzingo son evacuados y otras personas por cuenta propia dejan sus casas. Se da la orden, según población civil y damnificados del 22 de abril a las 16:00 horas de meter máquinas y trascabos a la zona afectada, lo cual genera la indignación de la población al haber aún personas vivas enterradas en la zona.

Las responsabilidades comienzan, se culpó primero a la aceitera La Central, la cual quedo exonerada y posteriormente se investigó a PEMEX y su central de almacenaje en ese entonces localizado en la colonia La Nogalera. El gobernador Cosio Vidaurri pide licencia al cargo y en su lugar queda Carlos Rivera Aceves, el alcalde Enrique Dau, así como otros funcionarios del SIAPA y otros organismos son acusados de negligencia y procesados, posteriormente todos serian exonerados. La población en ese momento se levanta y exige justicia, pues al parecer el gobierno fue negligente al no evacuar e intentar a toda costa cubrir este desastre, aún después de sucedido.

12985394_1583177381993776_3295673860834193419_n
Explosiones del 22 de abril de 1992. Fotografía: Facebook. Tapatío.

Consecuencias

La renuncia del gobernador Cosio, las acusaciones y en general la versión oficial de 212 muertos, 69 desaparecidos, 1,470 lesionados, con la destrucción de ocho kilómetros en un total de diez explosiones, resultaron afectadas 1,142 viviendas, 450 comercios, 100 escuelas y 600 vehículos (UDG, 2013). En cuestiones sociales, hubo un despertar importante en la ciudadanía que exigía sus derechos en cuestión de ser escuchados y ser atendidos en sus demandas, produjo la caída del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en 1995 y la llegada de Alberto Cárdenas del Partido Acción Nacional (PAN) a la gubernatura de Jalisco, rompiendo los más de 70 de dictadura priista en Jalisco.

Sobre los números oficiales, la población civil hasta la fecha no las cree, se habla de manera extraoficial de 500 a mil muertos y muchos más desaparecidos, la versión oficial de la filtración de hidrocarburos por roce de tubos gracias a las obras de la línea 2 del tren ligero de Guadalajara que inclusive defiende una organización honesta como la National Geographic Society (Ver documental Segundos catastróficos) es cuestionada por muchos expertos y la propia sociedad. Desde ese día la ciudadanía se organizó tomo los espacios públicos y exigió sus derechos, cosa que no había pasado antes.

 

En conclusión

La escasa planeación urbana resultado de un explosivo crecimiento urbano en Guadalajara en la década de los 40’s hasta los 80’s aproximadamente a pesar de contar con un fuerte marco legal urbano, la negligencia tanto de PEMEX como del gobierno al intentar siempre, antes, durante y después de la tragedia, de taparla y censurarla, así como el cinismo de muchos de estos y la nula capacidad de respuesta ante catástrofes y su prevención, dieron como resultado esta lamentable catástrofe que hasta la fecha esta en la mente de los tapatíos.

Un punto positivo es la unión de los ciudadanos y su visión de que tienen el poder en sus manos, sin embargo el saldo de muertos nunca se sabrá, de heridos menos, muchas historias y rumores corren aún en las calles, de personas que rescataron a otras, del escenario lleno de casas destruidas, carros destruidos, personas enterradas, mutiladas y fallecidas y en general del gobierno que tapo todo a como dé lugar y en el que la población hasta la fecha menciona, había aún personas vivas enterradas.

El 22 de abril es la lección para Guadalajara y su población, si se quiere llegar a ser una ciudad cosmopolita, importante, pujante y prospera, se debe contar con una planeación optima, unas autoridades humanas y dispuestas a estar al lado de la sociedad civil y en general una sociedad organizada, informada y participativa. Parece una utopía, mas no debería serla, acatando esto, tendremos entonces una mejor Guadalajara en la que el 22 de abril no se olvidó, pero que de ella se aprendió.

 

Para saber mas:

– Artículo en El Informador.

-Mapa de las explosiones del 22 de abril en Google maps.

-Efemérides U de G.

Video aficionado de las explosines del 22 de abril.

Entrevista a Modesto Barros de Radio Metrópoli y José Luis Jiménez Castro de Notisistema sobre el 22 de abril.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s