El fraile de la calavera. Legado urbano-arquitectónico de Fray Antonio Alcalde.

fray-antonio-alcalde-1
Fray Antonio Alcalde. Fotografía: SIAG

Por: Jorge Navarro Serrano

Fray Antonio Alcalde y Barriga, nacido en Cigales, provincia de Valladolid, España el 15 de marzo de 1701, es para la ciudad de Guadalajara un hombre y a la vez un tema importante para la historia de la perla tapatía, sus obras hasta la fecha sirven y dan un servicio a la población, cosa que se tiene que reconocer en un hombre que supo ser visionario.

Recibe el nombre del “fraile de la calavera” cuando el rey de España Carlos III visita el convento de Jesús María en las cuestas de Valverde, donde Alcalde era el prior, esto para descansar de una jornada de cacería, al ser recibido por sorpresa no se hizo una ceremonia protocolar como tal y posteriormente fue llevado a la habitación del prior, que se suponía era la mejor, al entrar el rey a la habitación se sorprende de la humildad del mobiliario del cuarto, el cual constaba de una tarima de tablas, un cilicio colgado en la pared, una silla, una mesa y sobre de esta unos libros un crucifijo y una calavera. Esta calavera queda tan grabada en la memoria del rey y la personalidad del prior Alcalde, que posteriormente al ser informado de la muerte de Fray Ignacio Padilla y Estrada, obispo de Mérica, el monarca no duda ni un momento en nombrar a Alcalde “Nombre usted al fraile de la calavera, precisamente”.

Llega a Mérida el 1 de de agosto de 1763, en esta ciudad deja una huella con muchas obras, entre la fundación de una cátedra, la solicitud de una universidad, camas para el hospital de San Juan de Dios, etc. En este lugar aprendió maya para tener mas contacto con la población.

Sin embargo la huella mas profunda se deja ver en Guadalajara, ciudad donde llega el 12 de diciembre de 1771, en donde recorre la extensa diócesis que abarcaba hasta Texas y los actuales Durango, Sinaloa, Nayarit, Zacatecas, Nuevo León, Coahuila, San Luis Potosí, etc. Después de esto puso manos a la obra.

El Hospital Real de San Miguel de Belén.

antiguohospitalcivil-fray-antonio-alcalde
Ala central del hospital civil. Fotografía: informate.mx

La obra mas conocida de Alcalde, el hospital se construye a sus expensas debido a “la bola” una serie de enfermedades que azotó la ciudad de Guadalajara entre 1775 y 1776 y derivado de la gran perdida de cosechas que se presentó en la Nueva España en 1784. Cuando Alcalde llega a la ciudad, este hospital se encuentra en el terreno que ocupa el actual Mercado Corona, es cuidado por la orden de los, al estar en una zona central se presentaba un peligro de contagio, por lo cual Alcalde solicita el permiso de la construcción en un terreno que el ayuntamiento dona, en términos generales con un edificio de proporciones 1:2, una cruz isabelina, iglesia, habitaciones, baños, huerto, cementerio etc. El hospital abre sus puertas el 3 de mayo de 1794.

Las cuadritas.

403219
Vista del albergue Fray Antonio Alcalde, parte de las cuadritas. Fotografía: El Informador.

Son en total 158 viviendas populares repartidas en 16 cuadras  que Alcalde construye en el actual barrio de El Santuario, en las cercanías de la barranca de Belén, hoy debajo de las colonias como Artesanos y Alcalde Barranquitas. La relevancia de este proyecto radica en dos cosas, la primera, y redundando, la primera urbanización al norte de la ciudad de Guadalajara y segunda, quizá el primer ejemplo a nivel nacional, sino es que del continente de vivienda de tipo popular repartida a los mas necesitados.

La Universidad de Guadalajara.

fundacion_02_1
Escudo de la Real y Literaria Universidad de Guadalajara concedido por el rey de España, hoy de la fundación Universidad de Guadalajara. Fotografía: U de G.

Fundada el 18 de noviembre de 1791, después de que los tramites iniciaron en 1750 y pasara por miles de trámites mas, entrevistas del rey, a las autoridades y la oposición de la Real y Pontifica Universidad de México, la actual Universidad de Guadalajara abrió sus puertas gracias a los recursos y perseverancia de Fray Antonio Alcalde mismo.

Como conclusión.

La obra de Fray Antonio Alcalde ha llegado hasta nuestros días, a tal grado que mucha gente aún se beneficia (o mejor dicho, nos beneficiamos) de tal obra, el Hospital Real de San Miguel de Belén (hoy Hospital Civil de Guadalajara) atiende aún a aquellos que se encuentren convalecientes, no solo de la ciudad, sino mas allá de los límites, misma situación con la Universidad de Guadalajara, el cual brinda educación a gran parte de los jóvenes del estado de Jalisco y otros estados. De la cuadritas, aunque de ellas queda muy poco, el actual albergue Fray Antonio Alcalde, mostraron tanto la disposición de ayudar a los mas necesitados y quizá fundo el modelo de política de vivienda que habríamos de seguir mas adelante. De allí que la avenida principal se llame Alcalde y ¿por que no? llamar a nuestra ciudad como “Guadalajara de Alcalde”, después de todo, un hombre como el siempre se entregó a la “humanidad doliente”.

Fuentes:

De Híjar, Tomás. Cejar Gabriela (2001) Fray Antonio Alcalde y Barriga, a 300 años de su nacimiento. Semanario diocesano de Guadalajara. Consultado el 15 de marzo del 2016. En: http://www.semanario.com.mx/2001/226-03062001/TemaSemana.html

Ortega, Rebeca (2015) 314 aniversario del natalicio de Fray Antonio Alcalde. Sistema Informativo de la Arquidiocesis de Guadalajara. Consultado el 15 de marzo del 2016. En: http://siag.org.mx/siag/314-aniversario-del-natalicio-de-fray-antonio-alcalde/

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s