Opinión: El transporte público en Guadalajara.

IMG_1587
Vista de la ruta 622 en Avenida Américas. Fotografía: Jorge Navarro Serrano.

Muchos recordamos la gran tragedia suscitada afuera de la preparatoria número 10 en donde un camión de la ruta 368 atropello a varias personas, dejando el saldo de un muerto, una niña de tan solo 18 años de edad, ese suceso fue el detonante para que la población en general y la comunidad universitaria de la Universidad de Guadalajara pidieran justicia y mejoras al transporte público, como todos sabemos, el chófer se encuentra preso y hasta hace pocos días se informó que aún no hay una sentencia clara al respecto.

Recordamos también como el gobernador Aristóteles Sandoval bajo la tarifa que había subido a siete pesos a solo seis, con la condición de que hubiera una mejora evidente, desde allí se anunció una mejora, un cambio de modelo de concesionario-unidad a ruta-empresa. Personalmente recuerdo los foros de transportes llevados a cabo en la casa ITESO-Clavijero para discutir los temas del transporte público y aún tengo en mente el, en mi opinión personal, lamentable momento donde Mauricio Gudiño dijo a todos los presentes la situación pobre en la que se encontraba la reciente Secretaria de Movilidad, como le “hecho la bolita” como se dice coloquialmente a la administración anterior y dio a entender que tenia “amarradas las manos”. Quizá es una percepción personal, pero la emoción por la participación y la probabilidad de una mejora comenzaron a esfumarse.

Desde aquellos sucesos las únicas mejoras que se han visto en el transporte público, además de contar con camiones de color verde y rojo (casualmente colores del PRI) y un nuevo sistema de trolebús que promete algo positivo, no ha habido nada, tajantemente, pues los problemas siguen siendo los mismos, chóferes groseros, exceso de velocidad, falta de calidad en el servicio que va desde no dar parada, permitir subir en la parte trasera cuando esta es para bajar y el estado de las unidades. Sin embargo y antes de irnos por la tangente de satanizar a los chóferes debemos preguntarnos todos ¿Son ellos los únicos culpables? La respuesta es clara, ¡No!, la sociedad civil también tiene algo de responsabilidad, los concesionarios y el propio gobierno.

Nosotros como sociedad somos responsables desde que no denunciamos las anomalias y otros detalles como rayar las unidades, el gobierno al concesionar un servicio público que ellos deberían prestar y los concesionarios mismos que al presionar a sus trabajadores, son factor para un nivel de estrés que es impresionante, detrás de cada chófer grosero, que va rápido y no atiende su unidad, hay un concesionario que no esta cumpliendo con responsabilidad su parte.

La mejora del transporte público en la ciudad de Guadalajara corre por todos los ámbitos de la sociedad, desde la civil, gobierno, empresarios, expertos y los propios involucrados en el gremio,  concientizar de su importancia, mejorar el sistema en todos aspectos y retirar a los que dañan este sistema antes mencionados son estrategias que pueden ser efectivas, pero serían un inicio de un largo proceso.

Es lamentable cuando una tragedia es la que nos despierta y nos hace reflexionar, es mas una tragedia si en ella muere una inocente niña de 18 años y este tipo de sucesos siempre son impactantes, pero es positivo, si de esto, se saca algo bueno.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s